Ingresar

Domingo, 16 De Junio De 2019

Escuchar:
FM Pehuenche
Alvear

Una joven denunció que un vecino intentó apuñalarla

30 de Noviembre - Según sostuvo la víctima en declaraciones a Fm Pehuenche, el individuo ingresó a su casa y le dio algunos puntazos a un perro.

Una situación por demás complicada le tocó vivir a una mujer domiciliada en calle Mendoza del barrio San Carlos.
 
La víctima, que prefirió no revelar su identidad por temor a futuras represalias, comentó que “yo estaba durmiendo la siesta con mi hijo mayor, y mis hijos menores veían televisión en el comedor, cuando me despiertan a los gritos. Cuando me levanto, veo que hay sangre en la pieza y uno de mis hijos corría desesperado por adentro de la casa. Yo lo que primero pensé, era que lo habían cortado a él”.

Al cabo de unos segundos, cuando su hijo logró tranquilizarse, le dijo a la joven que en la parte externa de la propiedad se encontraba un joven.

“Yo cuando salgo, este muchacho me tira una apuñalada. Afortunadamente alcanzo a cerrar la puerta y este muchacho empieza a patearla”, continuó relatando la víctima en los micrófonos de Fm Pehuenche.

Una vez al resguardo, la joven llamó a la policía y “tardó como media hora, veinte minutos en llegar”.

El ataque no quedó ahí, ya que la joven agregó:” Me amenazó los niños y le cortó todo el hocico al perro “.

Ante la consulta de porque creía que se había producido esta serie de agresiones, la mujer confesó que hace un tiempo ella se había negado a encarar una relación con este joven vecino, del que desconoce la edad.

Con el arribo del personal policial, el supuesto agresor se metió en una casa vecina, donde según palabras denunciante “se metió adentro de la casa de su madre”.

A pesar de que había efectivos policiales en la zona, el joven continuó con sus ataques, esta vez arrojando algunas piedras.

Los uniformados trasladaron a la joven a la dependencia policial, en donde radicó la denuncia.

Cuando todo parecía que quedaba ahí, “el agarra se mete a mi casa y me rompe la puerta, la heladera, me rompió los muebles”, añadió la mujer.

Esta historia es de vieja data, ya que “una vez el me quiso agarrar de prepo y me dijo que tenía que estar con él, como yo no le di bola, cada vez creció esto de las agresiones hacia mí”.

“Ya no se qué hacer, no tengo dinero para irme a otro lado, soy desocupada. No tengo forma de buscarle una salida a todo esto”, lamentó.

A pesar de la pesadilla que le tocó vivir en carne propia, la joven se mostró disconforme con el accionar por parte de la justicia: “Ni siquiera lo pueden detener, no le pueden hacer nada, eso me dijo el fiscal a mí “.