Ingresar

Lunes, 14 De Octubre De 2019

Escuchar:
FM Pehuenche
Deportes

Se fue Amadeo

16 de Septiembre - Alvear llora la muerte de Amadeo Mansilla, eterno formador de jóvenes de nuestro departamento

Amadeo Mansilla, todo un baluarte del futbol alvearense y en especial del futbol infantil, falleció este lunes en la ciudad de San Rafael, donde se encontraba internado desde hace días, tras sufrir un ACV mientras dirigía una de las categorías del club de sus amores, Colón.

En las redes sociales, en la calle y en los medios de comunicación se lo ha recordado con emoción, cariño y nostalgia.

Así lo recordó el sitio de historia Alvearense, “Crónicas Departamentales:

16 de septiembre de 2019, falleció Amadeo Manzilla, El maestro que enseñó con una pelota, principios y valores a miles de niños alvearenses.

Para varios alvearenses fue quien formó sus vidas deportivas, muchos de los clubes lo reconocen como un referente de sus historias de crecimiento, pero fue algo más que un técnico de fútbol, fue un maestro de vida.

Amadeo Manzilla nació en 1944, en la provincia de La Pampa pero es una alvearense por adopción. Se convirtió con el transcurso del tiempo en una figura fundamental para entender la evolución del fútbol departamental.

Su paso como entrenador de las infantiles ha marcado un antes y un después en el fútbol alvearense. Si el antiguo refrán es cierto cuando dice “el fútbol es lo más importante de lo menos importante”, se puede afirmar sin miedo a equivocarse que Amadeo Manzilla ocupó un lugar de privilegio en la historia departamental del deporte más popular de todos.

“Cuando yo tenía 17 años empecé con los chicos en el barrio El Medanito. Había una canchita y enfrente estaba la carpintería del ruso Rudyk, que era el presidente del club Colón. Un día me dice el ruso: ¿por qué no formas un equipo de baby fútbol? y entonces comencé a juntar chicos. Se armaron tres equipos en Alvear y comenzamos a disputar unos campeonatos tremendos en El Medanito”.

De esa manera Amadeo relataba sus comienzos alrededor de la pelota y los chicos, dos pilares que marcarían su futuro y el de muchas generaciones del suelo alvearense.

Amadeo, para convertirse en una maestro, hizo las veces de discípulo, solía contar: “El ruso Rudyk fue para mí un padre, cuando yo jugaba en la primera él me compró los botines y fue quien me encaminó en mi trabajo con los pibes. También aprendí mucho del profesor Osvaldo Martínez que lo tuve de compañero en la escuela técnica y él me iba diciendo como mejorar mi trabajo”.

Los atributos para convertirse en un gran DT se manifestaron en un Amadeo muy joven que además de jugar al fútbol lo entendía, él mismo contaba: “Yo jugaba en la sexta división y lo hacía con los chicos que estaba dirigiendo. Ya era director técnico dentro de la cancha”, evocando las imágenes de aquel pasado que le recordaban una etapa gloriosa.

“En Colón una vez que nos armamos tuvimos las inferiores más fuertes, nadie nos ganaba. Estuvimos 6 años seguidos con una quinta división ganando campeonatos. Estaban el ruso Mosiuk, Darío Martínez, Gerardo Perotto, Julián Hoop. “Un equipo de nosotros. Ganamos todo”, solía contar con una amplia sonrisa. .

“Otro equipo que recuerdo era con el cabezón Velasco, el Pocho Villegas, el Cufi Lara. He tenido unos grupos que le han dado al club y a mí muchas satisfacciones. En Mendoza íbamos a un campeonato denominado Fifí; venían equipos de toda Sudamérica y le hemos hecho parar las patas a muchos peruanos, brasileños, de eso no me lo voy a olvidar nunca”.

Si bien “El Amadeo”, como le dicen los chicos, era hincha confeso del Club Atlético Colón, su tarea profesional lo llevó a dirigir camisetas de los más diversos colores., y decía: “Estuve con Colón 33 años; después me fui a Andes, donde pasé muy lindos momentos; luego 10 de Setiembre; Ferro; también me tocó dirigir la Marzolina cuando era potencia”, aseguraba al momento de repasar su vasta trayectoria.

De Adrián Barbini, el alvearense que compartió por un largo tiempo la vida y el trabajo junto al mejor jugador del mundo, Lionel Messi, el mismo Amadeo solía contar, que, años atrás, fue el responsable de llevar al “Facha Barbini” a un viaje que lo marcaría para siempre y que después de largos derroteros lo llevaría hasta la casa del astro rosarino. Amadeo contaba en una anécdota, que no tiene desperdicio, que: “El otro día vino a mi casa Adrián Barbini y nos acordábamos cuando lo llevé a probar a Independiente y terminó saliendo modelo. Estábamos en Avellaneda, en Villa Domínico. Fuimos con jugadores de Colón que llevé a probar, nos acostamos a dormir cada uno en su pieza. Me levanté a las siete y fui a despertarlos para desayunar porque venía Pepe Santoro a tomarnos otra prueba. Vamos a la pieza de Adrián y no estaba; se había ido a un desfile de Giordano y lo vieron con esas mechas largas. Como a los 15 días se le escapó al padre y ahí lo tenés: se fue de modelo y está con Messi. Sin embargo, es un chico que no se olvida de sus raíces; llega a Alvear y al primero que viene a ver es mí”.

Y como ésta, el gran “Amadeo” tenía cientos de historias ligadas a jóvenes alvearenses que pasaron por el fútbol y hoy son “excelentes profesionales en lo que hagan”, repetía orgulloso.

Hoy 16 de septiembre de 2019, Amadeo se llevó su magia y sencillez a una cancha celestial, muchos de los clubes por los que pasó y en los que dejó no solo su perfil de "laburante", sino también el recuerdo de su calidad humana, “El Amadeo”, hoy se convirtió en una leyenda y mito del deporte local.

 

Los restos de Amadeo, son velados en sala 1 de CECSAGAL. Recibirán sepultura este Martes, en horario a determinar en el cementerio local.